Escena Digital: +34 666 93 18 29 locutor@locutortv.es

Poemas de Miguel Hernández: Amor y poesía

Poemas de Miguel Hernández. Poemas famosos de Miguel Hernández

Poemas de Miguel Hernández. Poemas recitados de Miguel Hernández. Poemas cortos de Miguel Hernández. Poesías de Miguel Hernández. Poesías cortas de Miguel Hernández. Poemas famosos de Miguel Hernández

Poemas románticos de Miguel Hernández

Poemas de amor de Miguel Hernández. Poemas famosos de Miguel Hernández

Poemas recitados de Miguel Hernández. Poemas de amor de Miguel Hernández. Poesías de amor recitadas de Miguel Hernández. Poemas de amor recitados de Miguel Hernández. Poesías de amor, odio, esperanza e ilusión recitadas. Poemas y poesías para escuchar de Miguel Hernández. Poemas románticos famosos en español. Poemas románticos para enamorados y enamoradas  de Miguel Hernández que puedes descargar gratis.

Poemas recitados de Miguel Hernández

Poemas recitados de Miguel Hernández. Poemas cortos de Miguel Hernández

Poemas cortos de Miguel Hernández. Poemas cortos de Miguel Hernández. Poemas recitados de Miguel Hernández. Poemas famosos de Miguel Hernández. Poemas de amor de Miguel Hernández. Poemas para amantes y enamorados de Miguel Hernández. Poesía en español de Miguel Hernández

 

Poemas de Miguel Hernández. Poeta Miguel Hernández

Poemas de Miguel Hernández. Poemas famosos de Miguel Hernández

z

Poemas famosos de Miguel Hernández

Poemas famosos de Miguel Hernández. Poemas de amor famosos. Sus mejores poemas de amor

l

Poemas de amor de Miguel Hernández

Poemas de amor de Miguel Hernández con voz. Poemas de amor para enamorados

Poemas recitados de Miguel Hernández

Poemas con voz de Miguel Hernández. Poesías con voz de Miguel Hernández. Poemas de amor.

n

Poesías recitadas de Miguel Hernández

Las mejores poesías de amor recitadas de Miguel Hernández. Sus mejores poemas.

Poesías de amor de Miguel Hernández

Poesías con voz de Miguel Hernández. Poesías de amor de Miguel Hernández

poema de Antonio Machado

Nanas de la Cebolla de Miguel Hernández


La cebolla es escarcha

cerrada y pobre:
escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla:
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.

Una mujer morena,
resuelta en luna,
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te tragas la luna
cuando es preciso.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma al oírte,
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!

Desperté de ser niño.
Nunca despiertes.
Triste llevo la boca.
Ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Ser de vuelo tan alto,
tan extendido,
que tu carne parece
cielo cernido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho.
Él, triste de cebolla.
Tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.
poema Antonio Machado

Canción última, poema de Miguel Hernández

Pintada, no vacía:
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
Y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.

Canción Última, un poema de Miguel Hernández.

el viaje definitivo poema

Canción del esposo soldado de Miguel Hernández

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

Miguel Hernández, poema romántico

 

 

Poema recitado de Miguel Hernández: “Querer, querer”

Besarse mujer, un poema de amor de Miguel Hernández.

Ojos oceánicos, un poema amor de Pablo Neruda:

Amor y Poesía

Amor y poesía es una selección de poesías de amor para enamorar. Poesías de amor con voz  para enamorarte. Poemas románticos para enamorados y enamoradas. Poemas románticos gratuitos para escuchar y soñar. Las mejores poesías de amor, especialmente seleccionadas para ti. Poemas famosos para novias. Poemas de amor para dedicar a los novios y a las novias  Tus poesías románticas favoritas. Le ponemos voz a tus poemas de amor favoritos. Poemas de amor recitados para todos los enamorados

Envía tus poesías románticas. Le ponemos voz de forma gratuita. Somos la voz de tus poemas de amor. Escúchanos y enamórate. Envía tus poemas a locutor@locutortv.es.

Amor y Poesía, una selección de poemas de amor que , verso a verso, se va convirtiendo en una antología contemporánea de los poemas de amor del siglo XXI . Nuestros oyentes son los protagonistas.

Gracias a todos ellos, que han participado libremente en la web, ocupan un lugar de honor en este espacio literario romántico, que es de todos aquellos que se sienten enamorados y de todos aquellos a los que les gusta leer y escuchar poemas de amor.
Te invitamos a participar libremente enviando tus poesías de amor. Le ponemos nuestra voz a tus versos de amor

poemas de amor
poema romantico

Antes de odio, de Miguel Hernández

Cerca del agua te quiero llevar,
porque tu arrullo trascienda del mar.

Cerca del agua te quiero tener,
porque te aliente su vívido ser.

Cerca del agua te quiero sentir,
porque la espuma te enseñe a reír.

Cerca del agua te quiero, mujer,
ver, abarcar, fecundar, conocer.

Cerca del agua perdida del mar,
que no se puede perder ni encontrar. 

Poesía de amor de Miguel Hernández

poema romantico

Vals de los enamorados, poema de Miguel Hernández

No salieron jamás
del vergel del abrazo.
Y ante el rojo rosal
de los besos rodaron.

Huracanes quisieron
con rencor separarlos.
Y las hachas tajantes
y los rígidos rayos.

Aumentaron la tierra
de las pálidas manos.
Precipicios midieron,
por el viento impulsados
entre bocas deshechas.
Recorrieron naufragios,
cada vez más profundos
en sus cuerpos sus brazos.

Perseguidos, hundidos
por un gran desamparo
de recuerdos y lunas
de noviembres y marzos,
aventados se vieron
como polvo liviano:
aventados se vieron,
pero siempre abrazados.

Miguel Hernández. Poema romántico

 

 

 

 

 

poema romantico

Elgegía, de Miguel Hernández

Elegía

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento.
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

 

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Poema de Miguel Hernández

Escucha las mejores poesías de amor seleccionadas del programa de radio “Como un Torrente” , un programa de poemas románticos para enamorados, poesías de amor, poemas románticos y canciones para escuchar y soñar. Más de quince años en las antenas de más de cien emisoras de radio de todo el mundo.

 

Contacte con nosotros. Puede enviar sus poemas de amor

10 + 6 =

Escena Digitallocutores y doblaje. Otras paginas