666 93 18 29 locutor@locutortv.es

 Amor y Poesía. Poemas de amor conocidos

Poemas de amor conocidos. Poemas de amor de autores reconocidos. Poesías de amor conocidas. Poesías de poetas conocidos. Los mejores poemas de amor conocidos de los mejores poetas reconocidos mundialmente. Poesías de amor para enamorados de autores conocidos. Poemas de amor conocidos y recitados para enamorados y enamoradas. Los mejores poemas de amor de artistas reconocidos,  recitados para enamorados. Poemas de amor famosos recitados. Poemas famosos reconocidos de amor para enamorados. Poemas recitados para descargar gratis y sentir de forma muy especial. Las mejores poesías de amor reconocidas seleccionadas para todos los enamorados. Poemas románticos famosos para enamorados y enamoradas. Te recitamos al oído las mejores poesías de amor  conocidas de los autores mas famosos para que sientas la poesía, para que descubras la poesía. Poemas de amor conocidos para todos los enamorados y todas las enamoradas. Poemas recitados de autores reconocidos para los novios, novias, para enamorar y enamorarse. Poemas conocidos para regalar.

Ojos oceánicos, un poema de Pablo Neruda

Poema 7. Ojos oceánicos

 

Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes
a tus ojos oceánicos.
Allí se estira y arde en la más alta hoguera
mi soledad que da vueltas los brazos como un
náufrago.
Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes
que olean como el mar a la orilla de un faro.
Solo guardas tinieblas, hembra distante y mía,
de tu mirada emerge a veces la costa del espanto.
Inclinado en las tardes echo mis tristes redes
a ese mar que sacude tus ojos oceánicos.
Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas
que centellean como mi alma cuando te amo.
Galopa la noche en su yegua sombría
desparramando espigas azules sobre el campo.

Poema de amor de  Pablo Neruda

La voz a ti debida, poema de Pedro Salinas

Versos 1290 a 1316

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más.
El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada
ya, para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no
—¿adónde se me ha escapado?—.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.

Poema de amor de Pedro Salinas

Canción del esposo soldado, poema de Miguel Hernández

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.

Miguel Hernández, poema romántico

Amor y Poesía

Amor y poesía es una selección de poesías de amor  conocidos para enamorar. En esta página ofrecemos una selección de poemas de amor reconocidos para que escuches los mejores poemas románticos reconocidos recitados. Poesías de amor  reconocida con voz  para enamorarte. Poemas románticos para enamorados y enamoradas. Poemas románticos conocidos  gratuitos para escuchar y soñar. Las mejores poesías de amor cortas, especialmente seleccionadas para ti. Poemas famosos para novias. Poemas de amor conocidos  para dedicar a los novios y a las novias  Tus poesías románticas favoritas. Le ponemos voz a tus poemas de amor favoritos. Poemas de amor recitados para todos los enamorados

Envía tus poesías románticas. Le ponemos voz de forma gratuita. Somos la voz de tus poemas de amor. Escúchanos y enamórate. Envía tus poemas a locutor@locutortv.es.

Amor y Poesía, una selección de poemas de amor que,  verso a verso, se va convirtiendo en una antología contemporánea de los poemas de amor del siglo XXI. Nuestros oyentes son los protagonistas.

Gracias a todos ellos, que han participado libremente en la web, ocupan un lugar de honor en este espacio literario romántico, que es de todos aquellos que se sienten enamorados y de todos aquellos a los que les gusta leer y escuchar poemas de amor.
Te invitamos a participar libremente enviando tus poesías de amor. Le ponemos nuestra voz a tus versos de amor. Escucha nuestros mejores poemas  con voz de poetas conocidos

Inventario galante, un poema de Antonio Machado

Tus ojos me recuerdan
las noches de verano
negras noches sin luna,
orilla al mar salado,
y el chispear de estrellas
del cielo negro y bajo.
Tus ojos me recuerdan
las noches de verano.
Y tu morena carne,
los trigos requemados,
y el suspirar de fuego
de los maduros campos.

Tu hermana es clara y débil
como los juncos lánguidos,
como los sauces tristes,
como los linos glaucos.
Tu hermana es un lucero
en el azul lejano…
Y es alba y aura fría
sobre los pobres álamos
que en las orillas tiemblan
del río humilde y manso.
Tu hermana es un lucero
en el azul lejano.

De tu morena gracia,
de tu soñar gitano,
de tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.
Me embriagaré una noche
de cielo negro y bajo,
para cantar contigo,
orilla al mar salado,
una canción que deje
cenizas en los labios…
De tu mirar de sombra
quiero llenar mi vaso.

Para tu linda hermana
arrancaré los ramos
de florecillas nuevas
a los almendros blancos,
en un tranquilo y triste
alborear de marzo.
Los regaré con agua
de los arroyos claros,
los ataré con verdes
junquillos del remanso…
Para tu linda hermana
yo haré un ramito blanco.

Antonio Machado. Poema de amor

 

Hagamos un trato, un poema de Mario Benedetti

Compañera
usted sabe
que puede contar
conmigo
no hasta dos
ni hasta diez
sino contar
conmigo.
Si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo.
Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo.
Pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted
es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe
que puede
contar conmigo.

Poema de amor de Mario Benedetti

 

 

 

 

Amor mío, poema de Jaime Sabines

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte,
quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero amor, absurdamente,
lentamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado.
Voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado.

Jaime Sabines, poema romántico

 

Poema de amor recitado de Alfonsina Storni.  Poemas románticos conocidos a los que ponemos nuestra voz y nuestra música

Poemas de amor recitados. Poesías de amor. Poemas de la Generación del 27

Las tres hojas, poema de amor de Federico García Lorca

1

Debajo de la hoja
de la verbena
tengo a mi amante malo.
¡Jesús, qué pena!

2
Debajo de la hoja
de la lechuga
tengo a mi amante malo
con calentura.
3

Debajo de la hoja
del perejil
tengo a mi amante malo
y no puedo ir.

Federico García Lorca, poema de amor

Poemas de amor conocidos: Amor y Poesía

Canción de la lluvia, un poema de amor de José Ángel Buesa

Acaso está lloviendo también en tu ventana;
acaso esté lloviendo calladamente, así.
Y mientras anochece de pronto la mañana,
yo sé que, aunque no quieras, vas a pensar en mí.

Y tendrá un sobresalto tu corazón tranquilo,
sintiendo que despierta su ternura de ayer.
Y, si estabas cosiendo, se hará un nudo en el hilo,
y aún lloverá en tus ojos, al dejar de llover.

Poema romántico de José Ángel Buesa

Poemas de amor conocidos para enamorados

Escucha las mejores poesías de amor seleccionadas del programa de radio “Como un Torrente” , un programa de poemas románticos para enamorados, poesías de amor, poemas románticos y canciones para escuchar y soñar. Más de quince años en las antenas de más de cien emisoras de radio de todo el mundo.

 

La extranjera, un poema de amor de Dulce María Loynaz

Corazón Coraza , un poema de amor de Mario Benedetti

Contacte con nosotros. Puede enviar sus poemas de amor

13 + 13 =