Búsqueda personalizada

Poesías de amor de Pablo Neruda. Escucha los mejores poemas románticos de Pablo Neruda.

Poemas románticos para escuchar de Juan Ramón Jiménez Escucha la poesía romántica  de Federico García Lorca Poemas románticos de Gustavo Adolfo Bécquer  Poemas de amor de nuestros oyentes.

Escucha las mejores poesías de amor de Pablo Neruda.Poemas con voz de Pablo Neruda. Escucha los poemas románticos incluidos en "Veinte poemas de amor y una canción desesperada". Poemas de amor para sentir la poesía  de Pablo Neruda. Poemas para escuchar de Neruda. Poemas románticos y de amor declamados de Pablo Neruda.  Poesía de amor para escuchar de Pablo Neruda,. Poesía romántica y melancólica de Pablo Neruda, Poemas de Pablo Neruda para enamorados. Poesía de Neruda para enamoradas. Esta es nuestra carta de amor en forma de poema escrito por Pablo Neruda. Siente la poesía escuchando los versos de amor de Pablo Neruda.  Recitamos los versos de amor de Pablo Neruda para enamorarte, para sentir la poesía romántica de Pablo Neruda como tuya.  Escríbenos y nos dices que poema de amor de Pablo Neruda te gustaría escuchar y dedicar. Enamórate escuchando los mejores poemas románticos de Pablo Neruda. Veinte poemas de amor de Pablo Neruda para escuchar y amar.

José Ángel  Buesa

 

Selección de los mejores poemas de amor. Haz clic en las imágenes para escuchar los poemas de amor de Pablo Neruda

 

En mi cielo

He ido marcando. Poema 13

Amor

Juegas

 

He ido marcando. Poema 13

 

Amor, amor

En su llama mortal

Dos amantes

 

Me gustas  cuando callas Cuerpo de mujer

Para que tú me oigas

Soneto LXIX

 

 

Poema  10. Crepúsculo

 

 

Poema 7. Ojos oceánicos

 

Cuerpo de mujer

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

Plena Mujer

Te recuerdo como eras

Amo el trozo de tierra que tú eres

Me gustas  cuando callas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,

y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.


Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

 

Poemas romántico de Pablo Neruda

 

Plena Mujer


Plena mujer, manzana carnal, luna caliente,
espeso aroma de algas, lodo y luz machacados,
¿ qué oscura claridad se abre entre tus columnas ?
¿ Qué antigua noche el hombre toca con sus sentidos ?

Ay, amar es un viaje con agua y con estrellas,
con aire ahogado y bruscas temperades de harina :
amar es un combate de relámpagos
y dos cuerpos por una sola miel derrotados.

Beso a beso recorro tu pequeño infinito,
tus márgenes, tus ríos, tus pueblos diminutos,
y el fuego genital transformado en delicia

corre por los delgados caminos de la sangre
hasta precipitarse como un clavel nocturno,
hasta ser y no ser sino un rayo en la sombra.


Poema romántico de Pablo Neruda

 

Amo el trozo de tierra que tú eres

Soneto XVI



Amo el trozo de tierra que tú eres,
porque de las praderas planetarias
otra estrella no tengo. Tú repites
la multiplicación del universo.

Tus anchos ojos son la luz que tengo
de las constelaciones derrotadas,
tu piel palpita como los caminos
que recorre en la lluvia el meteoro.

De tanta luna fueron para mí tus caderas,
de todo el sol tu boca profunda y su delicia,
de tanta luz ardiente como miel en la sombra

tu corazón quemado por largos rayos rojos,
y así recorro el fuego de tu forma besándote,
pequeña y planetaria, paloma y geografía.
 

Poema romántico de Pablo Neruda

 

Haz clic en las imágenes para escuchar los poemas

 

Para que tú me oigas

 

Para que tú me oigas,

mis palabras

se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.
.
Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.
.
Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.
.
Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.
.
Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.
.
Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.
.
Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú me oigas como, quiero que me oigas.
.
El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.
Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
 

Llanto de viejas bocas, sangre de viejos súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.
.
Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
 Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.
 

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.
..
Poesía de amor de Pablo Neruda

 

Soneto LXIX. Tal vez

 

Tal vez no ser es ser sin que tu seas,

sin que vayas cortando el mediodía

como una flor azul, sin que camines

mas tarde por la niebla y los ladrillos,

 

 

esa luz que llevas en la mano

que tal vez otros no verán dorada,

que tal vez nadie supo que crecía

como el origen rojo de la rosa,

 

 

sin que seas, en fin, sin que vinieras

brusca, incitante, a conocer mi vida,

ráfaga de rosal, trigo del viento,

 

 

y desde entonces soy porque tu eres,

y desde entonces eres, soy y somos,

y por amor seré, serás, seremos.

Poema de amor de  Pablo Neruda

 

Cuerpo de mujer

 

Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar al hijo del fondo de la tierra.

Fui sólo como un túnel. De mí huían los pájaros,
y en mí la noche entraba en su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
¡Ah los vasos del pecho! ¡Ah los ojos de ausencia!
¡Ah las rosas del pubis! ¡ Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue y el dolor infinito.

  Pablo Neruda, poesías de amor.

 

 


 

 

Poema 10. Crepúsculo
 

Hemos perdido aun este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda
se encendía un pedazo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada
de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces, dónde estabas?
Entre qué gentes?
Diciendo qué palabras?
Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,
y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes
hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas.

Pablo Neruda

 

 

Poema 7. Ojos oceánicos

 

Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes
a tus ojos oceánicos.
Allí se estira y arde en la más alta hoguera
mi soledad que da vueltas los brazos como un
náufrago.
Hago rojas señales sobre tus ojos ausentes
que olean como el mar a la orilla de un faro.
Solo guardas tinieblas, hembra distante y mía,
de tu mirada emerge a veces la costa del espanto.
Inclinado en las tardes echo mis tristes redes
a ese mar que sacude tus ojos oceánicos.
Los pájaros nocturnos picotean las primeras estrellas
que centellean como mi alma cuando te amo.
Galopa la noche en su yegua sombría
desparramando espigas azules sobre el campo.

Pablo Neruda

 

Me gustas cuando callas

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
 

Pablo Neruda

 

 

En su llama mortal

En su llama mortal la luz te envuelve.
Absorta, pálida doliente, así situada
contra las viejas hélices del crepúsculo
que en torno a ti da vueltas.
Muda, mi amiga,
sola en lo solitario de esta hora de muertes
y lleno de las vidas del fuego,
pura heredera del día destruido.
.
Del sol cae un racimo en tu vestido oscuro.
De la noche las grandes raíces
crecen de súbito desde tu alma,
y a lo exterior regresan las cosas en ti ocultas,
de modo que un pueblo, pálido y azul
de ti recién nacido, se alimenta.
.

¡O! grandiosa y fecunda y magnética esclava
del círculo que en negro y dorado sucede.
erguida, trata y logra una creación tan viva
que sucumben sus flores, y llena es de tristeza.

Pablo Neruda

 

 

Te recuerdo cómo eras

 

Te recuerdo cómo eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.

Apegada a mis brazos como una enredadera,
las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.

Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
hacia donde emigraban mis profundos anhelos
y caían mis besos alegres como brasas.

Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

Pablo Neruda

 

 

En mi cielo

En mi cielo al crepúsculo eres como una nube
y tu color y forma son como yo los quiero.
Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces
y viven en tu vida mis infinitos sueños.
.
La lámpara de mi alma te sonrosa los pies,
el agrio vino mío es más dulce en tus labios,
¡oh, segadora de mi canción de atardecer,
cómo te sienten mía mis sueños solitarios!
.
Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa
de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda.
Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo
estanca como el agua tu mirada nocturna.
.
En la red de mi música estás presa, amor mío.
y mis redes de música son anchos como el cielo.
Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto.
En tus ojos de luto comienzo el país del sueño.
 

Pablo Neruda

 

 

 

 

He ido marcando. Poema 13

He ido marcando con cruces de fuego
el atlas blanco de tu cuerpo.
Mi boca era una araña que cruzaba escondiéndose.
En ti, detrás de ti, temerosa, sedienta.

Historias que contarte a la orilla del crepúsculo,
muñeca triste y dulce, para que no estuvieras triste.
Un cisne, un árbol, algo lejano y alegre.
El tiempo de las uvas, el tiempo maduro y frutal.

Yo que viví en un puerto desde donde te amaba.
La soledad cruzada de sueño y de silencio.
Acorralado entre el mar y la tristeza.
Callado, delirante, entre dos gondoleros inmóviles.

Entre los labios y la voz, algo se va muriendo.
Algo con alas de pájaro, algo de angustia y de olvido.
Así como las redes no retienen el agua.
Muñeca mía, apenas quedan gotas temblando.
Sin embargo, algo canta entre estas palabras fugaces.
Algo canta, algo sube hasta mi ávida boca.
Oh poder celebrarte con todas las palabras de alegría.
Cantar, arder, huir, como un campanario en las manos de un loco.
Triste ternura mía, qué te haces de repente?
Cuando he llegado al vértice más atrevido y frío
mi corazón se cierra como una flor nocturna.



Poema de amor de Pablo Neruda

 

 

Amor
 


Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por beberte
la leche de los senos como de un manantial,
por mirarte y sentirte a mi lado y tenerte
en la risa de oro y la voz de cristal.
Por sentirte en mis venas como Dios en los ríos
y adorarte en los tristes huesos de polvo y cal,
porque tu ser pasara sin pena al lado mío
y saliera en la estrofa -limpio de todo mal-.

Cómo sabría amarte, mujer, cómo sabría
amarte, amarte como nadie supo jamás!
Morir y todavía
amarte más.
Y todavía
amarte más
y más.

Poema de amor de Pablo Neruda

 

Amor, Amor

Amor, amor, las nubes a la torre del cielo
subieron como triunfantes lavanderas,
y todo ardió en azul, todo fue estrella:
el mar, la nave, el día se desterraron juntos.

Ven a ver los cerezos del agua constelada
y la clave redonda del rápido universo,
ven a tocar el fuego del azul instantáneo,
ven antes de que sus pétalos se consuman.

No hay aquí sino luz, cantidades, racimos,
espacio abierto por las virtudes del viento
hasta entregar los últimos secretos de la espuma.

Y entre tantos azules celestes, sumergidos,
se pierden nuestros ojos adivinando apenas
los poderes del aire, las llaves submarinas.



 

Pablo Neruda

 

 

Poemas de amor de Pablo Neruda. Escucha los poemas  de amor seleccionado las  imágenes.

Juegas

Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.
A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
¿Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
¡Ah, déjame recordarte cómo eras entonces,

cuando aún no existías!
.
De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.
.
Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas los barcas que anoche amarraron al cielo.
.
Tú estas aquí. ¡Ah!, tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.
.
Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas.
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.
.
Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí, ...
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos, visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse

 los crepúsculos en abanicos gigantes.
Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueño del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.
Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.

 

 

Poema  romántico de Pablo Neruda

 

Dos amantes

Dos amantes dichosos hacen un solo pan,
una sola gota de luna en la hierba,
dejan andando dos sombras que se reúnen,
dejan un solo sol vacío en una cama.

De todas las verdades escogieron el día:
no se ataron con hilos sino con un aroma,
y no despedazaron la paz ni las palabras.
La dicha es una torre transparente.

El aire, el vino van con los dos amantes,
la noche les regala sus pétalos dichosos,
tienen derecho a todos los claveles.

Dos amantes dichosos no tienen fin ni muerte,
nacen y mueren muchas veces mientras viven,
tienen la eternidad de la naturaleza.

 

Poema  romántico de Pablo Neruda

 

 

 

 

 

 

Selección de los mejores poemas de amor. Haz clic en las imágenes para escuchar los poemas de amor de Pablo Neruda

 

En mi cielo

He ido marcando. Poema 13

Amor

Juegas

 

He ido marcando. Poema 13

 

Amor, amor

En su llama mortal

Dos amantes

 

Para que tú me oigas

Soneto LXIX

 

 

Poema  10. Crepúsculo

 

 

Poema 7. Ojos oceánicos

 

Cuerpo de mujer

Puedo escribir los versos más tristes esta noche

Plena Mujer

Te recuerdo como eras

Amo el trozo de tierra que tú eres

Me gustas  cuando callas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escena Digital Producciones

Producciones para radio, televisión y productoras publicitarias         

Dirección General: Jesús Ángel Morato. Teléfono : + 34 666 93 18 29     Administración: Luisa Prado. Teléfono : + 34 670 90 95 51 Estudios  de grabación en Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Zamora, Lugo, , Marbella, Sevilla, Cádiz, Ciudad Real, Segovia, Girona, Gijón  (España) y  Londres (Inglaterra) 
Página principal Poemas recibidos. Año 2006 Poemas de amor de Federico García  Lorca Poemas de amor de Pablo Neruda Poemas de amor de Bécquer Poemas de amor de Juan Ramón Jiménez  Mis poemas. Año 2004 Información Emisoras de  radio

 

 Poemas de amor de nuestros oyentes. Poemas de amor de José Ángel Buesa. Poemas románticos. Escucha la poesía romántica  de Federico García Lorca Poemas románticos de Gustavo Adolfo Bécquer Poemas de amor de Miguel Hernández Poemas de amor de Mario Benedetti Poemas románticos para escuchar de Juan Ramón Jiménez Poemas de amor para escuchar de Juan Gelman Poemas de amor de Jaime Sabines Poemas de amor de Pablo Neruda. Poemas románticos seleccionados. Poemas románticos originales, creados por el mismo autor

 

Cuñas de publicidad y locución de spots.

http://www.locutortv.es

Programas de radio 

 

 


 

http://www.locutortv.es/index_voiceoversspanish.htm . http://www.locutortv.es  y http://www.locutortv.com